Llegaron los cargadores inalámbricos

Los cargadores de celular se han convertido en un accesorio vital para sobrevivir en la era tecnológica. Es más probable olvidar las llaves o la cartera antes del cargador, que mantendrá vivo un smartphone todo el día. Pero esta dependendencia podría cambiar a partir de 2015.

Tres asociaciones estadounidenses con más de 100 firmas tecnológicas detrás de ellas, Wireless Power Consortium (WPC), Power Matter Alliance (PMA) y Alliance 4 Wireless Power (A4WP) han presionado por años a la industria de telefonía móvil para que adopte la carga inalámbrica como un estándar.

“Uniremos fuerzas para ofrecer mejores funciones y sistemas para la carga inalámbrica en diferentes equipos. Esto significa que pronto en restaurantes, aeropuertos, espacios públicos, autos y sitios privados, los consumidores quedarán libres de traer consigo sus cargadores”, dijo el consorcio de asociaciones en un comunicado publicado el 17 de febrero de 2015.

Con la llegada de la carga inalámbrica como un estándar para las tecnológicas del mundo, no sólo se verán afectadas las ventas de los cables cargadores, conectores y pilas externas. La adopción de esta tecnología requiere que fabricantes de electrónicos como Samsung, Sony, LG, Apple y otras, incorporen cambios en sus equipos para que puedan adaptarse a este tipo de recarga de forma ágil y sin accesorios auxiliares.

Si bien los comercios, aeropuertos y restaurantes ya se habían hecho a la idea de ofrecer conexiones o pilas portátiles a los usuarios para recargar gadgets, ahora deberán equiparse de paneles o “pads” para recargar éstos de forma inalámbrica. Algunas de las cadenas que ya trabajan en la instalación de nueva infraestructura para carga inalámbrica son McDonald’s y Starbucks, según datos de las asociaciones PMA y A4WP.

Otra pista de que los cables van de salida es el incremento en el volúmen de ventas de componentes para transmitir energía de modo inalámbrico. En 2013, el mercado tenía un valor total de 216 millones de dólares (mdd) y estima que para 2018 valga 8,500 mdd, de acuerdo con un estudio de la firma de análisis financiero estadounidense IHS.

Samsung podría ser pionero en los dispositivos que permitan cargas inalámbricas, en especial con sus modelos de teléfono Galaxy.

“El año 2015 será decisivo para el crecimiento en la adopción de carga inalámbrica como un estándar de la industria, con equipos y con estaciones de carga que, poco a poco, comenzarán a aparecer en espacios públicos”, escribió el ingeniero principal de la división de Samsung Electronics, Seho Park en el blog corporativo de la empresa a mediados de febrero.

Intel mostró en su conferencia de desarrolladores en San Francisco en 2014, una tabla cuadrada que integra tecnología para cargar cualquier tipo de gadgets sin cables. En su momento la firma dijo a CNNExpansión que este dispositivo podría llegar al mercado a finales de 2015.

La manzana que piensa distinto

Mientras la mayoría de las empresas tecnológicas se unieron a los esfuerzos del consorcio pro-cargadores inalámbricos, Apple decidió jugar en solitario.

El 19 de septiembre de 2013, la compañía solicitó una patente, bajo el registro 20130241308, ante la Oficina de Patentes de Estados Unidos para carga inalámbrica. La tecnología utiliza resonancia magnética por proximidad, una idea particular de Apple para la carga inalámbrica.

Con esto, la compañia se despegó del estándar de la industria con un producto distinto. Una tendencia común para la firma de la manzana, pues pese a que la mayor parte de las marcas de smartphones utilizan entradas miniUSB, Apple ha desarrollado su teconología para puertos de carga.

Aún no se sabe si Apple lanzará su propia versión de carga inalámbrica, pero esto no sería una sorpresa, asegura el experto en desarrollo de nuevas formas de alimentación de energía y CEO de Storedot, Doron Myersdorf.

Inalámbrico VS turbo

En el número 16 de la calle Menachem Begin, casi en el centro de Tel Aviv, Israel, el emprendedor Doron Myersdorf dirige Storedot, una startup enfocada en desarrollar la nueva generación de baterías. La innovación está basada en incrementar la capacidad de almacenamiento energético en los electrodos usando nanotecnología.

Al tener mayor almacenamiento de energía en la pila, los cargadores de StoreDot permiten realimentar la betería de un gadget en minutos en lugar de horas, lo que según Myersdorf, los pone por delante de la adopción inalámbrica y, dependiendo de los usuarios, su tecnología podría rebasar al estándar sin cables.

“Lo inalámbrico tendrá buena adopción pero aún tomará entre una o dos horas lograr la carga completa del aparato; nosotros fuimos un paso más allá y proponemos cargar más rápido: un minuto o menos para cargar la batería completa. Esto eliminaría la necesidad de la carga inalámbrica y daría batería casi ilimitada”, dijo el ingeniero israelí.

Aunque StoreDot cuenta con una tecnología más avanzada que el resto de la industria, Myersdorf dijo que no busca expandir su negocio en estos momentos, sino probar con unos cuantas empresas.

“Nuestra tecnología es diferente, más novedosa y sería muy riesgoso combinar la carga rápida y la inalámbrica aunque en un futuro pensamos que esto puede ser viable, tener lo mejor de ambos mundos, rapidez y sin cables”, dijo en entrevista.

Adelantó que por el momento están en pláticas con 15 fabricantes de smartphones para introducir su tecnología desde fabricación en los equipos y no como un accesorio o servicio postventa. El CEO dijo que para junio tendrá una lista preliminar de cinco fabricantes y StoreDot saldrá al mercado con tres de ellos como máximo. Espera que esto suceda en la segunda mitad del 2016.

Otras firmas que a la fecha experimentan con nuevas formas de carga son la startup de Boston, Solid Energy Systems y la californiana Amprius.

Comentarios

comentarios